RSS
  • Bases Psicologicas
  • Autismo y TGD
  • Discapacidad visual
  • Discapacidad auditiva
  • Escasa motivacion
  • Altas capacidades
  • Paralisis cerebral
  • Más información sobre la hiperactividad

    Hiperactividad

    La Hiperactividad infantil es un trastorno de conducta de origen neurológico. Su incidencia es de un 3% a un 5% de la población infantil.
    Sucede más en niños que en niñas. Un 25% de los niños hiperactivos incurren en actos delictivos, abusan del alcohol, drogas...


    CARACTERISTICAS PRINCIPALES DE LOS NIÑOS HIPERACTIVOS

    Antes de resañar las principales características del niño hiperactivo hemos de decir que no tienen un comportamiento extravagante extraño o inusual durante la infancia.Mantienen conductas conflictivas sólo por la frecuencia que la mantienen, la intensidad y la inoportunidad del momento en el que ocurren.Estos niños tienen dificultad para controlar su conducta en presencia de otros y les resulta más fácil cuando están sólos.
    No todos los niños hiperactivos mantienen las mismas características que a continuación se describen pero las dificultades de atención, impulsividad e hiperactividad son rasgos comunes que presentan todos los niños.

    Como características destacamos:

    * ATENCIÓN

    Lo que más caracteriza al niño hiperactivo es su falta de atención cercana a detalles. La distracción más vulnerable es a los estímulos del contexto ambiental.
    En casa tienen dificultades para seguir las directrices que se le marcan, para organizarse y parece que no escuchan cuando se les habla.
    En el colegio cometen errores por no fijarse en los trabajos o en las diferentes actividades.
    Con frecuencia saltan de una tarea a otra sin terminarla, ya que evitan situaciones que implican un nivel constante de esfurzo mental.

    * IMPULSIVIDAD

    Con frecuencia actúa de forma inmediata sin pensar en las consecuencias.
    Está inquieto con las manos o los pies y no puede sentarse quieto.
    Está activo en situaciones en que es inapropiado.
    Habla de forma excesiva , responde antes de que la otra persona termine, tiene dificultad para esperar su turno y frecuentemente interrumpe.

    * HIPERACTIVIDAD

    Lo más característico de estos niños es la excesiva actividad motora. Siempre están en continuo movimiento, corren, saltan por la calle, nunca quieren ir cogidos de la mano...
    Su excesivo movimiento no persigue ningún objetivo, carece de finalidad.

    * COMPORTAMIENTO

    Su comportamiento es imprevisible, inmaduro, inapropiado para su edad.
    No son malos pero sí que son traviesos.
    Se muestran violentos y agresivos verbal y fisicamente
    Con frecuencia mienten y cometen hurtos.

    * APRENDIZAJE

    La mayoría de los niños hiperactivos presentan dificultades en el aprendizaje.
    El 40 ó 50% de los niños hiperactivos tienen un bajo rendimiento escolar.
    Tienen dificultades perceptivas, con lo cual no diferencian bien entre letras y líneas y tienen poca capacidad para estructurar la información que recibe a través de los distintos sentidos.
    Las dificultades de los niños hiperactivos estriban en la adquisición y el manejo de la lectura, escritura y el cálculo.
    Son torpes para escribir o dibujar, tienen mala letra y cometen grandes errores de ortografía.
    En calculo, se olvidan de las llevadas y operaciones básicas.
    En lectura, omiten palabras, sílabas e incluso renglones, no comprenden lo que leen, pueden identificar las letras pero no saben pronunciarlas correctamente.
    Tienen dificultad para memorizar y para generalizar la información adquirida.

    * DESOBEDIENCIA

    Como dijimos anteriormente al niño hiperactivo le cuesta seguir las directrices que se le marcan en casa. El niño hace lo contrario de lo que se dice o pide.
    Los padres tienen especial dificultad para educarles en adquirir patrones de conducta (hábitos de higiene, cortesía...).

    * ESTABILIDAD EMOCIONAL

    Presentan cambios bruscos de humor, tienen un concepto pobre de sí mismo y no aceptan perder, por lo que no asumen sus propios fracasos.

    Resumen "Problemas afectivos y de Conducta en el aula"

    Podéis leer nuestro resumen del capítulo del libro "Desarrollo psicológico y necesidades educativos especiales" de los autores A. Marches, C. Coll y J. Palacios pinchando aquí.

    Maltrato Infantil

    Los niños que tienen problemas pueden tener un temperamento difícil y se adaptan mal a los ritmos de comunicación con los padres, los que plantean probleeas de conducta, los que carecen de habilidades sociales y los que tiene rendimiento escolar bajo por una u otra causa, favorecen el desencadenamiento del maltrato.

    El maltrato infantil provoca con frecuencia dificultades generales en el aprendizaje y bajo rendimiento, porque por sí mismo y asociado a otros factores nocivos que lo acompañan coloca al niño maltratadoen una situación en la que es difícil encontrar motivaciones para estudiar, estar concentrado, gozar de estabilidad emocional… Igualmente, los niños con deficiencias en el aprendizaje y bajo rendimiento son peor aceptados por los padres y es más probable ue se provoquen situaciones estresantes incrementando así las posibilidades de un maltrato infantil.

    Por lo tanto, el maltrato infantil y el bajo rendimiento escolar se potencian mutuamente.


    Los estudios permiten extraer dos conclusiones principales:

    1. Las dificultades de aprendizaje y el bajo rendimiento escolar froman parte de un sistema en el que se potencian problemas graves como la posibilidad de sufrir maltrato, y son potenciados por el propio maltrato infantil y todos los factores que los desencadenan.

    2. El buen funcionamiento escolar es un protector de sucesos graves, como el maltrato y factores asociados a él y, a la inversa, la ausencia de maltrato y los factores vinculados a ella, potencian el buen funcionamiento escolar.

    Ideas para la prevención de los problemas en el aula





















    1. No hablar a la pizarra, hablar a la clase. No volver la espalda a la clase durante largos períodos de tiempo.

    2. Comenzar la clase puntualmente.

    3. No utilizar la reducción de las calificaciones o un trabajo complementario como castigo por una conducta inapropiada en clase.

    4. Cuando una norma sea transgredida, advertir a los alumnos la primera vez, y en las sucesivas, proceder con arreglo a la consecuencia previamente establecida para la transgresión de la regla.

    5. Intervenir inmediatamente cuando una cuestión seria amenaza la seguridad de la clase (por ejemplo, peleas).

    6. No utilizar el sarcasmo.

    7. Ser cortés con los alumnos y reforzar la cortesía de éstos.

    8. Mostrarse firme y consecuente al tratar un comportamiento malo y deliberado. No dejarse desplazar de la posición que se haya adoptado, pero no asumir una posición que no se pueda mantener. En otras palabras, no formular amenazas que no se puedan llevar a cabo, viéndose después obligado a retroceder.

    9. Confiar a la clase que se espera su cooperación.

    10. Permanecer tranquilo y sereno; no pasar por alto las transgresiones graves.

    11. Uti1izar el castigo como último recurso cuando no hayan mejorado la situación unos procedimientos positivos o unos sistemas de resolución de problemas.

    12. Desplazarse por el aula y saber lo que pasa en cada rincón. No dejarse absorber por unos pocos alumnos.

    Problemas en el aula

    En este último tiempo se dieron a conocer una serie de conflictos que se manifiestan en las aulas ¿cuáles son los problemas que aquejan a alumnos y profesores en la actualidad?.

    La Licenciada Marta Tessari, Fundadora y Presidente de la Fundación Procesos de Estudio e Investigación del Aprendizaje, Presidente de la Asociación de Psicopedagogos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Presidente de la Asociación Argentina de Terapia de Juego, dialogó con Infancia HOY acerca de los problemas más importantes que hoy aquejan a los alumnos y profesores.

    Infancia HOY: ¿Cuáles son las principales problemáticas que hoy están presentes en las aulas?

    Marta Tessari: Voy a dividir por partes lo que preocupa en general a los docentes y alumnos. Primera preocupación: El espacio de las aulas es muy reducido al igual que los demás lugares de trabajo. Tanto unos como otros refieren falta de comodidad; hay muchos chicos, los bancos son incómodos, los pizarrones que no se ven, la luz es escasa, y las aulas son frías en invierno frío y calurosas en verano. Es imposible dictar clase en un lugar donde 40 o más alumnos quieren preguntar o aprender y no se pueden dar respuestas adecuadas. Es agotador, y tal vez frustrante, este nivel de trabajo para el adulto que debe enseñar, que genera impaciencia, y muchas veces mal humor hasta a la persona más equilibrada, (Burn Out). Cuando un profesional docente debe entender a los otros, establecer vínculos, conocer, sólo lo puede lograr con una enseñanza de excelencia, con sólo 15 alumnos.
    El aprendizaje es conocer; primero se desestructuran los conocimientos y resulta un sufrimiento, para dar paso a nuevas ideas, que se deben acoplar a lo anterior. Y luego realizar un nuevo cierre, y fortalecer lo aprendido. Son procesos complejos, y difíciles. Por eso debemos tener profesionales de excelencia, para que puedan llevar a cabo tan magnifica tarea.

    IH: ¿Cómo ven a los docentes en relación a los problemas de conducta que presentan los alumnos?

    MT: Los docentes se ven atacados, se sienten agotados, y en general no son respetados. Todo es un caos. Nadie entiende al otro. Lo único que sirve es gritar. Cuando en realidad, el adulto es el que debe guiar la situación áulica, sin ser autoritario. La docencia, la transmisión del conocimiento es una profesión muy compleja.
    En todos lados del mundo, existen Gabinetes Escolares, con profesionales especializados, que auxilian al maestro o al profesor, y los que reciben los beneficios, son los niños, los adolescentes y sus familias. Además, se debe organizar un buen plantel entre todo el staff de la escuela, pues todos se necesitan. Los Gabinetes Escolares, con profesionales expertos, logran que los niños estén debidamente atendidos, sean vacunados, controlados físicamente. Las escuelas deberían tener Salones de Terapia de Juego como en muchas partes del mundo, pues ayuda a guiar los sentimientos del niño (contra la violencia doméstica, escolar, abusos y malos tratos). El niño, permanece muchas horas en la escuela lo que permite llevar a cabo esta tarea.
    Este esbozo de programa que planteo aquí pertenece a un Programa Total que incluye varias áreas como transporte, atención física, alimentación, vestimenta; que se aplica en muchas escuelas en Phoenix (Estados Unidos) desde hace más de 10 años, con extraordinarios resultados, en niños con carencias. La Fundación Procesos para el Estudio y la Investigación del Aprendizaje está llevando a cabo el Entrenamiento de profesionales para replicar en Argentina y América Latina estos Programas.

    IH: ¿Cómo ven a los alumnos, en relación a estas problemáticas?

    MT: Es un gran problema de Educación, donde se involucran muchos estamentos de la República. La Educación Pública debe ser revisada, ampliada, profundizada, dado el gran número de niños que en corto plazo aumentarán la matriculación por la falta de recursos económicos de sus padres.


    Artículo de Infanciahoy

    Los profesores atribuyen los conflictos en las aulas a la permisividad de los padres

    Un estudio realizado entre padres, profesores y alumnos de todas las comunidades autónomas indica que los problemas en el aula se deben a las conductas de un grupo minoritario de alumnos. Todos los sectores implicados coinciden en pedir más “mano dura” con los responsables. Los expertos, por su parte, aconsejan mayor participación y diálogo entre las partes implicadas, así como medidas sociales comprometidas con la educación.


    Más del 87% de los profesores de enseñanza obligatoria atribuyen los casos de alumnos conflictivos a la mayor permisividad en la familia. Esta es una de las conclusiones a las que llega un estudio sobre la convivencia en los centros escolares españoles, realizado por el Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (IDEA) con el patrocinio del Centro de Innovación Educativa de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM).

    El estudio se ha realizado entre 542 profesores de Infantil y Primaria y 754 de Secundaria de todas las Comunidades Autónomas (47% de enseñanza pública y resto de la concertada). Los datos se han cruzado con un sondeo anterior llevado a cabo entre 11.034 alumnos de Secundaria y 7.226 familias.
    Hay una percepción mayoritaria dentro de la comunidad educativa (especialmente entre los profesores) de que, en líneas generales, existe un clima adecuado y ordenado en los centros que permite una buena convivencia. No obstante, los alumnos, sobre todo los de Secundaria, se expresan de un modo más crítico que sus profesores en algunos aspectos, como la participación en la resolución de problemas del centro y las normas de disciplina.

    Conductas problemáticas

    Sin embargo, el buen clima de los centros se ve perturbado por la existencia de agresiones y conductas disruptivas minoritarias, pero que dificultan el aprendizaje. Tanto alumnos como profesores opinan que dichas conductas son negativas para la convivencia, y coinciden en pedir acciones más duras con los alumnos que causan problemas.
    En cuanto a las agresiones entre alumnos, los profesores consideran que las conductas agresivas más habituales son el insulto (41%) y el aislamiento social (39%). La opinión de los estudiantes no difiere sustancialmente.
    Respecto a las conductas agresivas de los alumnos hacia sus profesores, suelen ser raras (5’2% según los docentes de Secundaria y 2’3% según los alumnos) pero, cuando se producen, generan una enorme alarma. En general, los profesores detectan dos comportamientos negativos en los alumnos: la falta de respeto hacia los docentes y la conducta disruptiva en el aula. Estas actitudes son admitidas solo por el 24’5% de los alumnos.
    En el otro extremo, el 22’6% de los profesores ha observado alguna vez a un compañero ridiculizar a sus alumnos, y el 14’4% ha visto a un colega suyo tenerle manía a algún alumno. Sin embargo, estos últimos aumentan estos porcentajes: el 50% opina que alguno de sus profesores le ha tenido manía, y el 38% cree que les ha ridiculizado.

    Permisividad familiar

    Los profesores atribuyen las causas de los conflictos, principalmente, a las familias, y ni padres ni alumnos les consideran causantes de las situaciones conflictivas que se producen en los centros. Sin embargo, aún cuando los profesores piensan que la permisividad en la familia es la razón principal de los conflictos en el centro, ni los padres ni los alumnos lo creen así.
    Llama la atención la coincidencia que existe en el porcentaje de alumnos y profesores de Secundaria que piensan que se debería intervenir más duramente con los alumnos que causan problemas en el aula. Aunque no existen grandes diferencias entre los centros públicos y concertados en lo que se refiere a la disciplina de los centros y el aula, parece que esta se cuida más en los segundos.
    Por otro lado, la mayoría de los profesores (79’6%) consideran que los padres no prestan suficiente atención a las tareas escolares de sus hijos. Los padres, por el contrario, dicen que colaboran de forma habitual.

    Buscar soluciones

    Los datos del estudio han sido presentados por el director de IDEA, el catedrático Alvaro Marchesi, y por Roberto Rey, director del CIE, quienes insistieron en la importancia de modificar el sistema de financiación de los centros docentes, diferenciando unos de otros en función de los problemas y necesidades de los alumnos que tienen. En este sentido, los centros deberían tener capacidad y autonomía para con los recursos financieros de que dispongan, buscar soluciones a los problemas concretos, tales como la contratación directa de profesores de apoyo, psicólogos y otro tipo de profesionales.
    Igualmente, consideran importante aumentar el grado de participación y diálogo en los centros entre profesores, padres y alumnos, incidiendo especialmente en la mejora de la comunicación.
    Marchesi apostó porque la próxima reforma educativa sea también una “ley social”, que resuelva problemas de las aulas que tienen origen fuera de los centros y cuya solución no corresponde sólo a la comunidad educativa.
    “Debemos contemplar los problemas de la enseñanza con un enfoque multidisciplinar, dedicando más medios materiales y un apoyo mayor al profesorado, así como facilitar la participación real de los propios chavales y las familias en el proceso educativo. Es necesario un compromiso colectivo y una movilización social a favor de la educación”, añadió Marchesi.